PUBLICIDAD

Categorías
Características del Caballo

Compra de caballos: 12 claves para reconocer un buen caballo

Para realizar una buena compra de caballos necesitamos hacernos algunas preguntas: ¿Para qué quiero comprar un caballo?, ¿Dónde voy a mantenerlo?, ¿Cuál es mi presupuesto?, ¿Cómo realizo un diagnóstico preliminar?, entre otras.

Existe una gran responsabilidad al adquirir un animal que va a depender totalmente de nosotros para su subsistencia, por lo tanto necesitará nuestra atención continua.

En este artículo vamos a abordar este tema mediante el análisis de 12 puntos importantes.

1. Objetivo

Las dos primeras preguntas que debemos hacernos son:

a) ¿Para qué quiero comprar un caballo?.

Nuestra intención es tenerlo para recreación (romerías, paseos a caballo, excursiones, etc.) o vamos a practicar alguna disciplina ecuestre como salto, doma clásica, vaquera, raid, etc.

Quizá es nuestro interés introducirnos en la doma “natural” o doma en “libertad”, donde podrían estar incluidos actos circences.

b) ¿Quién va a utilizar el caballo?: una persona adulta, un niño, un experto, un principiante, varias personas o solo el propietario.

Al responder estas preguntas obtendremos la primera condicionante a ser tomada en cuenta en el proceso de compra.

Un ejemplo de respuestas sería:

  • a) Para la disciplina de salto
  • b) Jinete adulto con poco conocimiento de equitación

Cuando no tenemos ningún conocimiento ecuestre quizá no sepamos que disciplina nos interesará a futuro. Esto no debería preocuparnos demasiado porque para los niveles básico e intermedio (que pueden durar algunos años) cualquier raza de caballo puede funcionar.

2. Requerimientos básicos en la compra de caballos

Un caballo requiere de algunas condiciones para su bienestar físico y psíquico.

estilo de vida de los caballos domésticos

Necesita un buen espacio para moverse en libertad la mayor parte del día y un cobertizo donde pueda ingresar y salir a voluntad.

Los caballos son animales gregarios por lo que tienen que estar junto a sus congéneres o al menos tener otro animal para compañía. Puede ser un gato, una cabra, un perro, etc.

Prácticamente todos los caballos sanos pueden vivir al aire libre, solo necesitarán un cobertizo donde puedan entrar o salir de forma voluntaria. Sin embargo existen zonas donde las inclemencias del tiempo son considerables, en ese caso conviene estabularlos por algunas horas, por ejemplo durante la noche.

El tipo de alimento y la forma de alimentarse también es muy importante. Lo mejor es la alimentación natural en base a buenos pastos pero sin exceso de nutrientes ni tierras muy fertilizadas. El área necesaria es de aprox. 1/2 hectárea por caballo. Conviene suministrar algún suplemento mineral y agua fresca a discreción.

Si no se dispone de pasto, habrá que proporcionarle un forraje mixto henificado (para un caballo adulto de 550 kg, aprox. una paca de 13 Kg al día).

Si el equino está en entrenamiento, es una yegua lactante o un potro en crecimiento, necesitará además sobrealimento balanceado de calidad.

Por último pero no menos importante, es el control preventivo que deberemos tener para que su salud sea óptima, mediante una buena desparasitación, vacunación, revisión dentalmantenimiento de cascos y herraje.

3. Estado o categoría

compra de caballos

El siguiente punto a considerar es el estado del equino. Esto quiere decir, si es:  semental, castrado, yegua o potro.

Un semental parece tener aires más expresivos, pero esto solo sucede cuando está en libertad. El momento que lo montamos su impulso natural es muy similar al caballo castrado o la yegua. Esto está relacionado más con el nivel de doma que con su estado o categoría. La diferencia más importante es que el semental se distrae con mucha facilidad y requiere de un jinete experto. Por esta razón yo aconsejo que todo caballo de silla debe ser castrado, a menos que otra de sus funciones sea el negocio de la reproducción equina.

El potro también requiere una consideración especial. La ventaja de comprar un potro cerril es que uno lo puede “hacer” al gusto propio, sea que lo dome personalmente o supervise el trabajo de un experto. La desventaja es que, va a requerir mucho tiempo y esfuerzo para su desarrollo. Para que un potro tenga un nivel avanzado va a pasar al menos tres años desde que inicia su doma. Todos los que estamos inmersos en el mundo del caballo sabemos que: ” a caballo nuevo, jinete viejo” y “a jinete novel, caballo hecho”

4. Ubicación y estilo de vida

El sitio geográfico donde se encuentre el animal también es importante. No es una regla pero creo que es más fácil que un caballo se adapte al cambio cuando pasa de un lugar que está en la montaña a un lugar de menor altura en relación al nivel del mar. Al contrario suele ser más difícil su aclimatación.

Por otro lado está su estilo de vida. Un caballo criado en establo puede adaptarse al aire libre o vicerversa, pero se deben tomar las precauciones necesarias para que el cambio no sea brusco. Por un tiempo puede mantenerse semi estabulado (mañana libre y noche estabulado).

5. Presupuesto

Como es lógico suponer, la cantidad de dinero que dispongamos para comprar un buen caballo, es determinante. Va a ser muy difícil encontrar un caballo bueno, bonito y barato. Debemos tratar de comprar un buen caballo al menor costo, pero aprendamos a reconocer su verdadero valor. Para esto debemos comparar características y precios de varios ejemplares y luego hacer una oferta razonable para las dos partes.

También depende de nuestra aspiración a futuro, especialmente si el caballo va a ser destinado al deporte de competición, en donde las exigencias de rendimiento van a ser mayores.

Mi recomendación es buscar con calma y si fuera posible dejarse asesorar de un experto.

6. Raza y funcionalidad

En el mundo hay muchas razas de caballos según el país de origen y la cría selectiva que el hombre a realizado durante varios siglos. Para mi forma de ver, todos son hermosos y tiene cualidades muy especiales. Sin embargo no puedo negar que tengo preferencias por algunas razas ya sea por su belleza física o por sus condiciones temperamentales.

Nuevamente acá va a depender de la funcionalidad que estamos buscando. Hay ciertas razas más aptas para determinadas disciplinas ecuestres. Por ejemplo las razas que más destacan son:

  • En raid – el pura raza árabe PRA
  • En carreras de velocidad – el purasangre (inglés) PSI
  • Para alta escuela – las razas barrocas como el pura raza española PRE o el pura raza lusitano PRL
  • En adiestramiento clásico y el salto – las razas holandesas como el KWPN o alemanas como el hannoveriano
  • En Reinning – el cuarto de milla norteamericano
  • Para cabalgatas o turismo ecuestre – las razas autóctonas de cada sitio.

Cuando busquemos un caballo, lo ideal sería adquirir razas puras, pero si nuestro presupuesto no lo permite, deberíamos buscar un cruzado con ascendencia de una raza que sobresalga en la disciplina de nuestro interés.

Puede ser muy provechoso adquirir un buen libro sobre razas de caballos, para conocer al detalle sobre cada una de ellas.

Aquí dejo una galería de fotos de las razas más destacadas, que además sirven como “mejoradoras” de otras razas, en la cría caballar selectiva

7. Edad

He visto como muchas personas consideran un caballo de 7 años como demasiado maduro para comprarlo. La realidad es que la mejor edad para competir está entre los 7 y los 13 años de edad. Además debemos tener presente que en promedio un caballo llegará a vivir hasta los 25 años, dependiendo de las condiciones de crianza y esfuerzos deportivos que haya tenido.

Entonces, yo diría que una buena edad para comprar un caballo está entre los 3 y los 9 años. El criterio más importante que utilizaría es la edad y conocimiento del jinete/amazona que lo va a montar. Si el jinete ya tiene experiencia sería buena idea comprar un caballo de 3-6 años y si el jinete es novel compraría un caballo de 6-9 años. Con esto no quiero decir que un caballo mayor a 9 años no se deba comprar, pero será aún más importante el diagnóstico realizado por un profesional.

Los caballos mayores a 15 años también son muy funcionales para paseos no demasiado exigentes o para actividades como la equinoterapia.

En cuanto a la verificación de la edad, si el caballo no posee los respectivos documentos de origen, podemos solicitar el asesoramiento de un especialista en odontología equina ya que es a través de la dentadura que podemos determinar la edad del caballo. En un próximo post trataremos este tema con el detalle que lo amerita. Hasta tanto te dejo este link con una buena información al respecto.

8. Morfología funcional

Entre una raza y otra existen grandes diferencias físicas. Así también la condición corporal de un caballo obedece al tipo de crianza y alimentación. Por otro lado la morfología de un macho adulto difiere de una yegua o de un potro.

A pesar de lo dicho, existen unos parámetros de proporción que son válidos para la mayoría de los caballos de silla.

Independientemente de su tamaño y raza, un caballo adulto deberá tener un balance y una armonía en sus proporciones. Esto no solamente por estética sino principalmente porque este balance y proporcionalidad son esenciales para la calidad del movimiento, la capacidad de reunión y en general para el rendimiento en cualquier disciplina ecuestre.

No obstante el éxito deportivo no depende únicamente de sus proporciones corporales. Al igual que en los humanos, la aptitud para superar retos y dificultades obedece en gran manera a su resistencia cardiovascular y a la motivación de orden psicológico innata o adquirida.

En el siguiente gráfico podemos observar los ángulos articulares (en rojo) y las proporciones referenciales (en verde) que “en teoría” deberá tener un buen caballo de silla.

Insisto en que son proporciones meramente referenciales con las cuales podemos evaluar la morfología del caballo.

Vamos a dar un ejemplo con las proporciones para un macho adulto de 160 cm de alzada:

  • A = 65 cm
  • B = 36 cm
  • C = 16 cm
  • D = 170 cm
  • E = 160 cm (alzada)
  • F = 59 cm

Si deseas comparar con tu caballo, es cuestión de medir su alzada (E) y realizar una regla de tres para encontrar las demás medidas.

compra de caballos: morfología

9. Aplomos

Este aspecto también es muy significativo en la compra de caballos. No entraremos a describir textualmente la forma de realizar la inspección. Mejor aún, mostraremos gráficamente las condiciones de un aplomo normal versus otros con defectos de conformación.

aplomo normal del caballo aplomos del caballo defectos

aplomo normal del caballo aplomos del caballo defectos

10. Cascos

Otra de las partes del cuerpo del caballo, extremadamente importantes para su locomoción, son sus cascos. La idea es, no descuidar esta zona ya que un problema de cascos podría ser determinante en el rendimiento futuro del equino.

tipos de cascos

Para poder observar con más detenimiento, pediremos al propietario o cuidador del caballo que levante y limpie los cascos. De esta forma además comprobaremos la docilidad que tenga el caballo para este trabajo de mantenimiento. Existe la posibilidad que el caballo tenga algún vicio como patear o no dejarse tocar los cascos, lo que es señal de un mal manejo por parte de su propietario. Estos vicios pueden ser corregidos con mucha paciencia, pero van a ser un problema para el futuro herrador.

Los detalles principales a examinar son:

  1. Un eje no alineado entre casco y cuartilla puede generar problemas en el equilibrio y los aires del caballo.
  2. Las grietas o cuarteaduras generalmente son de difícil curación.
  3. La putrefacción de ranilla y/o la suela es un síntoma de una infección bacteriana. El caballo cojeará cuando la infección llegue a las estructuras internas del pie.

Si encontramos alguno de estos inconvenientes necesitaremos la confirmación de un veterinario para saber el alcance del problema y la posibilidad de su solución.

revisión del eje casco cuartilla

cascos agrietados

↑ Casco con grietas

infección de casco de caballo

↑ Infección de suela y ranilla

11. Temperamento

Al igual que sucede con los humanos, el temperamento es algo innato (“se lo lleva en la sangre”).Los caballos de “sangre caliente” son más rápidos y vivaces. Los de “sangre templada” son menos nerviosos y de carácter equilibrado y decidido. Los de “sangre fría” son más tranquilos, lentos y su carácter tiende a ser flemático.Razas que comúnmente se asocian con sangre caliente son: el pura raza árabe, el pura sangre inglés, el pura raza español, entre otras. Las de sangre templada son: el hannoveriano, el holandés KWPN, el silla francés, entre muchas más. Y las de sangre fría son las razas más grandes y pesadas como: el percheron, el suffolk punch, entre otras. La raza influye notoriamente, pero no podemos generalizar porque el temperamento podría variar entre un ejemplar  y otro, considerando además su estado: potro, yegua, castrado o semental.

El temperamento o carácter del caballo no debe ser confundido con su “educación”.  Un ejemplar de sangre caliente que ha sido bien educado tanto pie a tierra como montado, puede ser muy dócil y sumiso, mientras que un caballo de sangre templada o fría puede ser muy dfícil de manejar si la educación ha sido deficiente.

La única manera de reconocer el temperamento y educación de un caballo es fijándonos en su comportamiento.

Por ejemplo cuando es llevado del ramal, este debe seguirnos manteniendo cierta distancia a nuestra espalda y sin protestar ante las solicitudes de avanzar, parar o retroceder. El ímpetu y vivacidad tiene que demostrarse con el jinete/amazona montado. Deberá tener muchas “ganas de ir hacia adelante” y a la vez ser obediente a todas las peticiones que realicemos. Este sería el temperamento y educación ideal para comprar un buen caballo de silla. Si no encontramos estas características, está en nosotros decidir hasta qué punto los problemas encontrados van a ser manejables.

12. Nivel de doma

Si el caballo ya tiene un nivel de doma avanzado, debemos comprobar lo afirmado por su propietario. Para esto podemos solicitar videos demostrativos, una presentación con su jinete habitual, una examen hecho por un jinete de nuestra confianza o realizar la prueba nosotros mismos si tenemos los conocimientos suficientes.compra de caballosUn caballo domado nos ahorrará mucho tiempo y dinero, pero es imprescindible realizar una prueba minuciosa. Antes de tomar una decisión en cuanto a doma, yo priorizaría la cantidad de tiempo disponible que el nuevo propietario tendrá para entrenar a su caballo. Si no cuenta con mucho tiempo sería buena idea adquirir un caballo “ya hecho”. En cambio, si puede dedicarle varias horas a la semana y además posee los conocimientos de doma (o está en un proceso de aprendizaje al menos en un nivel intermedio), comprar un potro puede ser la mejor opción.

Recomendación final

Hasta aquí hemos visto los requisitos que debe reunir un buen caballo de silla y los principales puntos a considerar en la compra de caballos. Para un diagnóstico más agudo debemos pedir el criterio de un profesional veterinario, especializado en equinos. De ser necesario, él realizará otro tipo de pruebas para confirmar el estado general del caballo. Además podrá darse cuenta de alguna lesión interna que pueda existir u otro tipo de complicación que condicione la salud y el rendimiento del caballo.

Referencias bibliográficas:
  • Domenico Mario (2003). “Los caballos de silla”
  • Luz Aguilar Espinosa (2005). “El caballo”
  • Jo Bird (2004) “Cuidado natural del caballo”
  • Colin Vogel (2004) “La salud del caballo”
  • ANCCE (2016) “Manual de juzgamiento morfológico”

Artículos relacionados

Experto Ecuestre

Por Redacción Experto Ecuestre

Equipo comprometido con la "cultura ecuestre". Compartimos conocimientos y experiencias útiles para nuestros usuarios.

Te puede gustar

Deja una respuesta