PUBLICIDAD

Categorías
Movimientos de adiestramiento

Las transiciones en equitación: Cómo pasar de un aire a otro, correctamente

COMPARTE

En la monta de caballos, parecería que las transiciones de un aire a otro son ejercicios poco relevantes. No obstante, las transiciones en equitación no solo sirven para cambiar el aire de un caballo. En este artículo vamos examinar los tipos de transición que existen, la forma de ejecutarlas correctamente y los diferentes objetivos que se cumplen al realizar una transición correcta.

Los aires del caballo

Una transición se realiza de un aire a otro o dentro del mismo aire. Los aires básicos son el paso, el trote y el galope, pero además debemos tener en cuenta la parada como el punto de partida y llegada, el paso atrás como una secuencia de movimiento independiente, el piaffe y el passage como movimientos avanzados de trote.

Por otro lado, dentro de un mismo aire, podemos tener las siguientes variaciones longitudinales, de menor a mayor extensión o viceversa:

  • Paso: paso reunido, paso medio y paso largo (el paso de trabajo no existe)
  • Trote: trote reunido, trote de trabajo, trote medio y trote largo
  • Galope: galope reunido, galope de trabajo, galope medio y galope largo

Tipos de transiciones en equitación

Durante la doma de un caballo se pueden presentar los siguientes tipos de transición:

  • Crecientes (ejemplo: de parada a paso)
  • Decrecientes (ejemplo: de galope a trote)
  • De un aire a otro (ejemplo: de trote a galope)
  • Dentro del mismo aire (ejemplo: de trote de medio a trote reunido)
  • Progresivas de un nivel (ejemplo: de piaffe a passage)
  • Directas de dos o tres niveles (ejemplo: de paso atrás a trote)

Forma de ejecución

En una transición, las ayudas de asientomanos y piernas, que aplicamos a un caballo adiestrado deben ser muy sutiles y la combinación de estas es muy variada. Por lo tanto, la sensibilidad del jinete-amazona es el aspecto más importante a la hora de realizar una transición.

Al inicio de la doma debemos considerar las siguientes recomendaciones para realizar una transición:

  • Durante la preparación, podemos utilizar la ayuda de la voz, así el caballo prestará mayor atención
  • El modo de ejecutar es más importante que el punto o letra donde se pida el cambio
  • Correcciones positivas: Es mejor una caricia al ejercicio bien ejecutado que un castigo cuando no lo hace bien (tener paciencia)

Lo primero que debemos hacer antes de pedir una transición es preparar o anticipar al caballo. Para esto utilizaremos medias paradas de forma que el caballo remeta sus posteriores y aligere su tercio anterior. De esta manera ingresaremos a la transición con un caballo equilibrado y con suficiente impulsión, con lo cual además no levantará la cabeza ni hundirá su dorso.

El caballo debe estar en la mano, ligero y tranquilo. La idea es realizar una transición fluida y no abrupta. Es necesario que el ritmo del aire anterior se mantenga hasta el momento del cambio. Así también, luego de la transición el caballo debe seguir franco, con ganas de ir hacia adelante.

En las transiciones dentro del mismo aire debemos recordar que el alargue no es ir más rápido sino más extenso. De igual manera la reunión no es ir más lento sino más corto.

Como en todo ejercicio de doma, una transición es mejor realizarla gradualmente. La dificultad va a depender del nivel de doma y aptitudes naturales del caballo.

Transición creciente

Para una transición creciente, el jinete-amazona debe:

  1. Mantener un suave contacto con la boca del caballo
  2. Hace una media parada para que el caballo remeta los posteriores
  3. Presionar las piernas con firmeza (presión alternante no constante)
  4. Ceder ligeramente con las manos sin perder el contacto
  5. Mantener un asiento flexible para permitir al caballo el movimiento de su dorso

Transición decreciente

Para una transición decreciente, el jinete-amazona debe:

  1. Mantener un suave contacto con la boca del caballo
  2. Hacer una o varias medias paradas
  3. Mantener el contacto con las piernas para conservar el impulso
  4. Aumentar suavemente el contacto con las manos (retener y ceder, no tirar)
  5. Inmediatamente se haya obtenido el nuevo aire, monta hacia adelante usando piernas y asiento para mantener el nuevo ritmo

Múltiples objetivos

Cuando las transiciones son ejecutadas correctamente los beneficios para el caballo son varios, entre los cuales podemos citar:

  • Las transiciones en equitación, hacen que el caballo realice un esfuerzo adicional sobre los posteriores, por lo cual el caballo adquiere mayor musculación sobre ese tercio
  • Producen mayor flexibilidad sobre todo el cuerpo del caballo
  • Mejoran la impulsión
  • Influyen sobre la soltura, la fluidez y la receptividad
Referencias bibliográficas:

Artículos relacionados


COMPARTE
Experto Ecuestre

Por Redacción Experto Ecuestre

Equipo comprometido con la "cultura ecuestre". Compartimos conocimientos y experiencias útiles para nuestros usuarios.

Te puede gustar

Deja una respuesta