PUBLICIDAD

Categorías
Escuela del jinete

Cómo controlar un caballo brioso, que carga hacia adelante

COMPARTE

Para controlar un caballo que carga hacia adelante no debemos dar tirones sobre nuestras riendas o usar un bocado más fuerte, sino ejecutar un conjunto de acciones sobre su mente y su cuerpo.

Un caballo carga hacia adelante por varias razones de orden físico y psicológico:

  1. En un ambiente natural (sin peso sobre su dorso) la tendencia del caballo es ir sobre sus espaldas. Esto facilita su locomoción hacia adelante, no obstante, pueden recuperar su equilibrio rápidamente. Por otro lado, al cargar el peso del jinete/amazona, el cambio de equilibrio (longitudinal) se dificulta, por lo tanto ralentizar su aire también le resulta más complicado.
  2. Al inicio de la doma uno de los objetivos principales es transformar el “natural instinto de huída” del potro en “ganas de ir hacia adelante“. Para esto, el jinete/amazona debe emplear en esta primera fase unas riendas relativamente largas a los tres aires. Sin embargo, tan pronto como sea posible el domador debe tomar un contacto ligero pero positivo y constante con ambas riendas, estimulando al potro a buscar y aceptar el filete, de tal forma que comience a equilibrarse y mantenerse tranquilo y con ritmo. Si esto no sucede, el potro puede acostumbrarse a tirar de las riendas en un esfuerzo por correr más, lo que lo hará muy difícil de dirigir y controlar.
  3. La mente del animal puede estar acostumbrada a correr a gran velocidad, por ejemplo en una disciplina como “las carreras de caballos” (turf). Estos ejemplares requerirán un buen trabajo de “redoma” para poder ser montados con seguridad en otras disciplinas ecuestres.

La Relajación

Si deseamos controlar un caballo con el problema mencionado, lo primero que tenemos que hacer es relajarlo. No podemos esperar buenos resultados si nuestro caballo está tenso y nervioso.

caballo relajado

↑ Caballo relajado al paso

Para esto emplearemos los primeros minutos de calentamiento al paso.

Normalmente, en fases intermedias de la doma, este tiempo suele ser de 5-10 minutos. Pero si estamos corrigiendo un vicio o mal comportamiento, el tiempo de relajación al paso puede ser mucho mayor. Lo importante es obtener la tranquilidad deseada antes de continuar con el siguiente paso.

Si nuestro caballo sale con demasiado impulso, lo haremos dar círculos o serpentinas, abriendo nuestra mano interior para disminuir las resistencias, hasta que el caballo aprenda a ir al paso, de forma tranquila y con el cuello bajo.


De paso decir que, con un caballo de doma avanzada el proceso de calentamiento y relajación tiene otras características, recomiendo miren este video de Rafael Ortíz para ahondar en este método.

Cesión de nuca

En segundo lugar, tenemos que enseñar a nuestro caballo a ceder su nuca a la mínima petición de nuestros dedos. Esto se logra, en la parada, tensando suavemente las riendas, con la manos fijas en un punto hasta que el caballo flexione la nuca, momento en el cual la rienda se aflojará y el caballo lo interpretará como un premio. Felicitaremos también con la voz y una caricia por el ejercicio bien hecho.

Caballo con la nuca abierta

↑ Nuca abierta (antes)

Caballo con la nuca cedida

↑ Nuca cedida (después)

Para enseñar este ejercicio lo podemos realizar en 4 tiempos de 25 repeticiones, total 100 repeticiones cada día, durante 7 días. Recuerden que el cerebro del caballo requiere muchas repeticiones para que una reacción se transforme en un gesto reflejo.

Cambio de equilibrio

Pasado el tiempo de calentamiento y descontracción, iniciaremos “el trabajo” propiamente dicho. En este momento ya no debemos aceptar que un caballo salga sobre sus espaldas, es decir, volcado hacia adelante en cualquiera de sus aires (paso, trote o galope). Debe salir con la frente vertical (nuca cedida), posteriores remetidos y cuello algo levantado. Un buen impulso debe ser fácilmente controlado por unas manos que retienen. Si esto no sucede y el caballo carga hacia adelante, es mejor pararlo hacerle dar unos pasos atrás y volver a empezar.

Caballo sobre las espaldas

↑ Galope sobre las espaldas (antes)

caballo sobre los posteriores

↑ Galope reunido, sobre los posteriores (después)

Variaciones longitudinales

Después de unos 30 segundos de trabajo reunido podemos abrir nuestros dedos por unos 10 segundos  para que el aire sea más alargado y luego volvemos a retener con nuestras manos para trabajar en reunión. Los tiempos de trabajo alargado serán un premio para el caballo, así aprenderá que cuanto más rápido acepte nuestros pedidos de retención, más rápido obtendrá su premio en el alargue. Si el caballo vuelve a cargar, nosotros también volveremos a pararlo.
Nota: La reunión que se pida al caballo deberá estar dosificada de acuerdo a su nivel de entrenamiento y edad.

Diferencia entre retener y tirar, la clave para controlar un caballo que carga

Para que un caballo aprenda a respetar las riendas, se necesita tener una mano bien entrenada.

El momento en que el caballo cede a una tensión de las riendas, nosotros debemos mantener nuestras manos fijas, de tal forma que la tensión de riendas se afloje en ese mismo instante. Así estaremos reteniendo y no tirando. Esto será una recompensa para el caballo que aprenderá a respetar una mano fija pero cada vez mas suave.

Al contrario, si nuestros brazos tiran hacia atrás, se producirá un círculo vicioso de acción y reacción.

Para asimilar este principio es necesario que grafiquemos en nuestra mente una argolla fija a la pared. La argolla siempre retiene NUNCA TIRA.  Así deben proceder nuestras manos cuando sea necesario.

caballo que tira de las riendas

Conclusiones

  • Cuando un caballo carga hacia adelante es porque su jinete/amazona no ha sabido educarle correctamente. Si el problema está implantado en la mente del caballo, no va a ser de fácil solución. El trabajo de corrección, para controlar un caballo con este problema de doma, puede llegar a ser pesado y monótono, pero los resultados siempre serán de mucha satisfacción y alegría.
  • El arte de montar a caballo, se expresa a través de la armonía entre jinete y caballo. La forma en que usemos nuestra mente y cuerpo permite demostrar nuestra capacidad para comunicarnos con esta noble raza de animales.
  • Nuestra “cultura ecuestre” no servirá únicamente para corregir algún vicio, sino también para evitar malcriar un caballo bien domado. Recuerden que nuestra acciones sobre un caballo, nunca pasan desapercibidas, siempre producen un efecto positivo o negativo sobre el caballo.
  • Cuando lleva peso sobre su cuerpo, el caballo debe cambiar su equilibrio de adelante hacia atrás. El peso del jinete/amazona y de su propio cuerpo deberá ser soportado en mayor porcentaje por sus posteriores. Su perfil superior se debe ver “cuesta arriba”.
Referencias bibliográficas:
  • The British Horse Society (2005). “Manual de equitación
  • Jean D’Orgeix. Doctrina y método “Técnica de equitación”

Artículos relacionados


COMPARTE
Alexander Mena

Por Alexander Mena

Alexander Mena (Quito, 1964), amante del mundo del caballo, la música y el diseño. En la actualidad dedicado también a otra de sus grandes pasiones, la escritura en medios digitales.

Te puede gustar

Deja una respuesta