Categorías
Movimientos de adiestramiento

El Passage: Cómo y cuándo enseñar a un caballo

El passage, uno de los movimientos más avanzados y bellos del adiestramiento clásico, es un trote muy reunido, elevado y cadenciado.

También forma parte de los ejercicios de Alta Escuela y para su correcta ejecución el caballo requiere estar relajado, pero a la vez sus movimientos deben ser muy enérgicos y expresivos.

A diferencia del piaffe donde el caballo prácticamente se mantiene en un mismo sitio, en el passage el caballo se proyecta hacia adelante, con trancos elevados que abarcan poco terreno. Este movimiento es realizado con mucha impulsión, produciéndose mayor elevación y tiempo de suspensión.

¿Cómo se ve un passage bien logrado?

Cada caballo tiene un tipo de trote característico y natural, lo que se verá reflejado en el passage. Es por esto que es comprensible que existan variaciones en el tipo de passage de acuerdo al caballo que lo esté ejecutando.

Sin embargo existen objetivos y principios básicos para todo tipo de caballo, que deben ser considerados a la hora de ejecutar un passage correcto. Estos son:

  • Cuando se producen las batidas, la lumbre de la mano levantada debe quedar a la altura de la mitad de la caña de la otra mano. La lumbre del pie levantado debe quedar por encima del menudillo del pie que permanece en el suelo.
  • La silueta y colocación del caballo debe verse en perfecto equilibrio, con los posteriores remetidos, las rodillas y corvejones flexibles y elásticos, la base del cuello alta, el cuello arqueado, la nuca en el punto más alto y la cara cerca a la vertical. El caballo debe aceptar un ligero contacto y permanecer en la mano.
  • Las transiciones passage-piaffe y viceversa deben realizarse aparentemente sin mayor esfuerzo, conservando el mismo ritmo y rectitud. Eso es lo que da mayor notoriedad y espectacularidad.

¿Cuándo enseñar el passage?

Como hemos mencionado anteriormente el passage es un movimiento de doma avanzada, por lo tanto no conviene enseñarlo antes de que el caballo domine las distintas fases de la doma clásica y que haya sido trabajado cuidadosamente en todos los objetivos de la escala de adiestramiento, en especial cuando haya llegado a la verdadera reunión y extensión, manteniendo la impulsión. De esa forma el caballo estará preparado tanto física como mentalmente para realizar ejercicios con el más alto grado de dificultad. 

¿Cómo enseñarlo?

No existe un solo método para enseñar el passage, esto va a depender del domador y de las habilidades y temperamento de cada caballo.

En líneas generales podemos decir que el passage se puede enseñar desde el paso, desde el trote reunido, o desde el piaffe. Lo más habitual es enseñarlo desde el piaffe para lo cual el caballo debe dominar este movimiento.

Por otro lado, se puede enseñar con el jinete montado o, como nosotros lo recomendamos, primero desde pie a tierra.

Enseñanza pie a tierra, desde el piaffe

passage pie a tierra

Del piaffe se deja avanzar hacia adelante, buscando que el caballo pase a un passage expresivo y elástico. Luego de unas pocas batidas se lo retiene nuevamente a un piaffe muy reunido. Solo se requiere unos toques con la fusta en los posteriores para que el caballo avance con soltura y energía hacia el passage.

Para que la transición sea “limpia” el caballo no se debe precipitar y tampoco parar.

Este trabajo pie a tierra puede realizarse también con la colaboración de un ayudante, que irá sosteniendo al caballo de un ramal corto y sus movimientos deberán ser muy coordinados con el domador para que el caballo entienda las ayudas y no se confunda.

passage pie a tierra con ayudante

El domador llevará en una mano un ramal largo que va hacia el filete del lado contrario, pasando sobre el dorso del caballo. En la otra mano llevará la fusta larga para dar los toques en los posteriores del caballo, solo cuando sea necesario.

Este trabajo debe realizarse a las dos manos por igual.

Enseñanza con el jinete montado

passage con jinete montado

El jinete debe sentarse derecho, profunda pero suavemente y dar el ritmo con las piernas, presionando con el mismo ritmo que en el piaffe.

Cuando el caballo entra en el passage el jinete puede reducir la presión de sus piernas y, luego de algunos trancos, dejar de presionar si desea pasar al trote.

La diferencia con el piaffe es que en el passage se necesita más asiento y en el piaffe más pantorilla.

Las riendas deben utilizarse para controlar el aire, reteniendo, de modo que el incremento de impulsión sale hacia arriba y produce el passage.

El domador pie a tierra mantendrá el contacto de la rienda exterior y ayudará tocando con la fusta en los posteriores si el caballo pierde acción.

Posteriormente el jinete podrá hacer solo este ejercicio.

Recomendaciones
  • En el trabajo pie a tierra conviene utilizar riendas de atar o laterales como ayuda de retensión, solo hasta que el caballo haya aprendido el ejercicio.
  • Al principio, cuando se consigue el passage, no hay que continuar con demasiadas batidas. Es suficiente con unos pocos trancos y luego premiarlo. Así el caballo comprenderá lo que se le pide y habrá menos posibilidad de errores.
  • Conviene realizar eventualmente transiciones piaffe-trote, de tal forma que el caballo gane impulsión.
  • Es importante la búsqueda constante de la regularidad, solamente así se puede aspirar a una mayor elevación.
  • No se debe abusar de la fusta larga porque se corre el riesgo de que el caballo se haga “sordo” a esta ayuda y se pierda su efecto.
Referencias bibliográficas:
  • The British Horse Society “Manual de equitación
  • Arthur Kottas. “Trabajos pie a tierra”
  • Don Luis Calderón Fuentes. “Doma de Alta Escuela Española”

Artículos relacionados

Experto Ecuestre

Por Redacción Experto Ecuestre

Equipo comprometido con la "cultura ecuestre". Compartimos conocimientos y experiencias útiles para nuestros usuarios.

Te puede gustar

Deja una respuesta