PUBLICIDAD

Cómo enseñar Paso Español a mi caballo: Definición y Método

Cómo enseñar Paso Español a mi caballo: Definición y Método
Don Luis Calderón - Paso Español

El paso español es un movimiento en el que las extremidades anteriores, de forma alterna, se levantan, se extienden y caen suavemente al piso en cada paso que da el caballo.

Pertenece a la cultura hípica española, no obstante es conocido y empleado en muchas ciudades del mundo en exhibiciones de equitación de “adorno” y en desfiles.

No es un ejercicio de “alta escuela” sin embargo, por ser un movimiento tan llamativo, generalmente forma parte de los mejores espectáculos de arte ecuestre.

El paso español es un ejercicio de doma avanzada. Para que tenga suficiente expresividad, el caballo debe tener mucha impulsión, equilibrio y capacidad de reunión.

Cómo enseñar paso español

Como muchos ejercicios en equitación, el paso español se enseña inicialmente pie a tierra. El equipo que se utiliza tradicionalmente en España incluye: silla española con pechopetral y baticola, cabezada vaquera de trabajo con bocado de piernas cortas, serreta forrada con pilarillos y riendas fijas que no deben colocarse muy ajustadas.

Trabajo pie a tierra

ejercicio pie a tierra
Enseñando paso español pie a tierra

Iniciamos este trabajo colocándonos en el lado izquierdo del caballo. Con nuestra mano izquierda sujetamos el ramal que debe colocarse en el pilarillo central y tiramos suavemente hacia adelante, señalando el camino por donde debe ir el caballo. Es conveniente disponer de un ayudante que vaya unos metros detrás del caballo, activándolo solo con su presencia, sin tocarlo.

Con nuestra mano derecha tomamos la vara o fusta y, en cada paso del caballo, damos ligeros topes en la parte superior de sus extremidades delanteras. Es importante que los topes sean detrás del antebrazo o la rodilla para que se acostumbre a utilizar toda su extremidad de espalda hacia abajo.

Inicialmente y dependiendo de la aptitud del caballo, tendremos que premiarlo al mínimo movimiento bien realizado. Poco a poco irá aprendiendo el ejercicio y daremos los topes de vara solo en la mano que dude.

Es muy importante que el caballo no tenga miedo a la vara o fusta y que trabaje de forma relajada.

Trabajo con jinete/amazona

Ahora pasamos al trabajo montado en conjunto con la ayudas del domador pie a tierra. El paso de un mando a otro se realizará en forma gradual. Primero pie a tierra, luego en conjunto y por último solo montado.

En este caso iniciamos enseñando, en la parada, la extensión y suspensión de una mano. Para levantar la extremidad izquierda, el jinete/amazona debe mantener presionada su pierna derecha y levantar ligeramente su mano izquierda. Para la otra extremidad se invierten las ayudas. Mientras tanto el domador pie a tierra ayudará con la vara a “sostener” la extremidad del caballo. No hay que forzar demasiado al caballo, la extensión y suspensión solo debe durar unos instantes (3-5 segundos) y premiar con el descanso, la voz y una caricia.

Aprendido este movimiento pasamos al paso español.

ejercicio en conjunto
Enseñando paso español con jinete montado

Todavía trabajamos en conjunto: domador pie a tierra con la vara y jinete montado con las ayudas respectivas. Comenzamos con la extensión de una extremidad e inmediatamente una serie en paso español. Aquí también es necesario actuar de forma progresiva. Al principio unos pocos pasos hasta llegar a realizar  recorridos de 20-40-60 pasos.

Las ayudas del jinete son similares a la extensión y suspensión de una sola mano, con la diferencia que ahora ya no mantenemos varios segundos presionada la pierna. En este caso las ayudas son breves, tratando de mantener un ritmo regular y cadenciado.

Cuando el ejercicio esté bien logrado se retirará la ayuda de vara y se procederá solo con el jinete/amazona montado.

Algunos consejos adicionales para la enseñanza del paso español

  • En este elegante ejercicio se debe procurar que el caballo no cruce las manos.
  • Es necesario controlar permanentemente la impulsión y el equilibrio del caballo para que el tercio anterior vaya ligero y los pies se remetan debajo de la masa.
  • Para lograr mejores y más rápidos resultados es mejor otorgar premios ante movimientos correctos, que castigos por algún fallo.

Referencias bibliográficas:

  • Don Luis Calderón Fuentes. “Doma de Alta Escuela Española”

También podría gustarte

Experto Ecuestre

     

Equipo de redacción

Experto Ecuestre es el portal especializado en todo oficio que tenga que ver con el mundo del caballo

Deja una respuesta

X