PUBLICIDAD

Categorías
Instalaciones hípicas

Paddock para caballos : El mejor hábitat para nuestros equinos

El paddock para caballos es una parcela de tierra destinada al pastoreo de nuestros caballos domésticos.

Desde el punto de vista del caballo, es el hábitat ideal, tanto a nivel físico como psicológico.

En este artículo vamos a analizar cuál es la mejor forma de manejar estas instalaciones y sus medidas más convenientes.

Requerimientos del caballo

Muchos propietarios de caballos piensan que es bueno mantener a todo caballo en un box o pesebrera, pero esta no es la mejor alternativa.

Si bien el box tiene algunas ventajas, debería ser un espacio meramente transitorio o para casos especiales. 

Para una estadía permanente se debe considerar las necesidades del caballo en cuanto a: espacio, contacto con otros animales y alimentación.

Un caballo en estado salvaje pasta de forma natural mientras camina en grandes extensiones de tierra,  y se relaciona con sus congéneres dentro de un sistema de jerarquías muy particular de cada manada.

A nuestro caballo doméstico no lo mantendremos en extensiones tan amplias, pero al menos debemos dotarle del mínimo espacio necesario para su correcto desarrollo.

En cuanto al contacto con otros animales, lo mejor es que conviva con otros ejemplares de su misma especie, pero si esto no es posible podemos introducir otros animales como ovejas para que le hagan compañía. Esto también puede ser útil para reducir la carga parasitaria ya que las ovejas comerán zonas de hierba que el caballo rechace.

caballos pastando

Hablando de alimentación, la principal fuente de nutrientes es el forraje, mejor si es fresco que henificado.  Es por esto que es tan importante un buen manejo del paddok y el pasto que lo conforma.

Pero así como pedimos a nuestros caballos esfuerzos que se salen de su naturaleza, tales como el trabajo continuo o el deporte, en esos casos, también tenemos que dotarles de sobrealimentos en base a granos, para cubrir sus necesidades energéticas. Puedes encontrar información ampliada sobre este tema en nuestro artículo: ¿Qué comen los caballos?: Consejos para mantener el peso ideal

Características del paddock

Para optimizar el uso de un prado lo dividiremos en varias parcelas, de modo que el consumo del pasto se aproveche al máximo. 

Como hemos mencionado al inicio de este artículo, cada una de estas parcelas se la denomina paddock. La subdivisión se debe realizar considerando la cantidad de caballos disponibles y el tiempo de recuperación del pasto.

Medidas de un paddock para caballos

Un caballo requiere para su alimentación al rededor de 1/2 hectárea (5000 m2) de prado para mantenerse en el peso correcto, no obstante, con un buen sistema de rotación de potreros y en condiciones adecuadas, es decir, cuando el clima permita que el pasto se desarrolle, podríamos mantener a nuestro caballo en 1/4 de hectárea (2500 m2).

Si a este prado lo subdividimos en 4 parcelas y rotamos al caballo cada 15 días, el pasto de cada paddock tendría 45 días para recuperarse (tiempo en que el caballo retorna a la misma parcela)

Desde luego, este es un criterio general que deberíamos ajustarlo a las condiciones climáticas de nuestra localidad, al tipo de suelo y al tipo de pasto que esté sembrado.

Por otro lado, estas áreas permitirán que el caballo pueda retozar libremente pero sin estropear toda la propiedad.

Las dimensiones propuestas son para un caballo, si tenemos más de uno, habría que multiplicar por la cantidad de caballos existentes.

Por ejemplo para 4 caballos, el prado total deberá ser mínimo de 1 hectárea (10000 m), dividida en 4 paddocks de aprox. 2500 m2 cada uno.

Cercas y cobertizos

Para separar los paddocks podemos utilizar distintos tipos de cerca. 

Hacia el exterior la cerca puede ser de vegetación, madera, metal o PVC. 

Los alambres con púas no son recomendables porque pueden provocar cortes o lesiones graves. Si ya los tienes instalados deberás incrementar aún más la supervisión diaria de cada caballo. 

La altura recomendable para la cerca exterior es 1,20 a 1,50 mts. 

La cerca de PVC es elegante, no tiene astillas y es muy durable. En desventaja está su costo elevado.

división de paddock con cerca de pvc

↑ cerca de PVC

Hacia el interior podemos limitar los paddoks con una cerca eléctrica, la cual es económica y muy versátil porque permite variar las dimensiones cuando sea necesario. Esta cerca está compuesta de un energizador, varios postes de plástico con estructura metálica y la cinta conductora.

cerca con cinta a dos niveles

↑ cerca eléctrica con cinta a dos niveles

Los postes pueden colocarse cada 7 mts y la cinta conductora podría estar en dos niveles, a 1 mt y a 50 cm de altura. Si la cinta tiene contacto con madera debemos colocar piezas aislantes para que la energía eléctrica de las baterías no se desperdicie.

Conviene que el prado disponga de un cobertizo para que los animales puedan entrar o salir libremente, y así protegerse de las inclemencias del tiempo, especialmente en zonas donde el invierno o el verano son extremos.

Prado con cobertizo

↑ prado con cobertizo centralizado

Este cobertizo debería construirse en un punto central del prado. Aquí también se puede ubicar recipientes para el suministro de sal mineralizada y bebederos, de tal forma que el agua esté siempre fresca y bajo sombra.

Otra función del cobertizo es permitir separar a un caballo del resto de la manada para alguna alimentación particular o el cepillado.

Junto al cobertizo se puede ubicar un patio o zona de arena que será el área de transición hacia cualquier paddock. 

paddock para caballos

  • (1) Paddock en uso
  • (2,3 y 4)  Paddocks en recuperación
  • (5)  Cobertizo
  • (6)  Patio o zona de arena
  • (a)  Cerca perimetral de madera
  • (b)  Cercas eléctricas divisorias

Mantenimiento del pasto

Luego que hayan salido los caballos del paddock, es bueno retirar los excrementos o al menos trozarlos, así evitaremos la supervivencia de parásitos y lograremos un  mejor crecimiento del pasto.

Para obtener mayor cantidad y tipo de nutrientes, conviene tener una mezcla de hierbas, así como árboles y arbustos que también les servirá para rascarse y les dará protección del viento, sol y lluvia.

paddock para caballos dotado de árboles

↑ Prado con árboles y arbustos

Sin embargo, debemos estar pendientes del crecimiento de plantas que empobrecen el valor nutritivo del pasto, como los cardos o las ortigas, y las que resultan peligrosas por su toxicidad, como la dedalera, los helechos, el zuzón, la cicuta, la belladona y los ranúnculos. Todas estas deben ser arrancadas de raíz en el caso de invadir alguna zona del prado. 

Cuando, por cuestiones climáticas o exceso de animales en un mismo paddock, llegase a escasear la hierba, debemos suplirla con heno. Este forraje lo podemos suministrar en el piso, colocando varias porciones un tanto alejadas unas de otras para permitir comer a todos los caballos y no solo a los más dominantes. Si el suelo está muy lodoso, una opción válida es colocarlas en redes para heno, colgadas de una cerca resistente. 

Para mejorar o renovar un pasto pobre, con deficiencia mineral o cuando las raíces se han estropeado por sequía o exceso de lluvia, lo mejor es acudir a un perito agrónomo, quien nos ayudará con el análisis del suelo, la técnica de labrado y drenaje, la elección de semillas y si fuera estrictamente necesario el uso de fertilizantes.  Debemos recordar que los pastos para caballos requieren diferente tratamiento que los destinados a vacas.

Problemas a resolver

Un caballo que se mantiene al aire libre puede no estar tan limpio como su dueño lo quisiera, también puede ser un tanto demoroso cogerlo para montarlo y por otro lado, resulta un poco complicado suministrar alimento de forma individualizada. 

Si quieres solucionar el problema del caballo huidizo que se encuentra en un prado, te recomiendo utilizar un dulce como reforzamiento positivo luego de que acepte tu cercanía. 

Si te es posible, no lo montes cada que lo veas, sino simplemente, acarícialo, cepíllalo y da un paseo “pie a tierra”. No le ocultes el ramal antes de cogerlo para que asocie el ramal con momentos de relajación y no solamente con trabajo. Deberás tener paciencia, caso contrario no va a funcionar.

Algunos jinetes dicen que un caballo que vive en el prado se vuelve más difícil al montarlo. La verdad es que sí puede estar más despierto y distraerse en algún momento, pero eso es algo que pasa rápidamente si el jinete sabe manejarlo. La solución no es encerrarlo en un box sino mejorar la capacidad del jinete/amazona en la doma de caballos.

En cuanto a la provisión de alimento, si tienes caballos en trabajo, yeguas lactantes o potros en crecimiento, tendrás que suministrarles alimento balanceado o pienso. Lo mejor es separar estos animales del resto de la manada, sujetar a cada uno con un ramal a una cerca resistente y colocar el alimento en comederos portátiles. Normalmente todos los caballos comen este tipo de alimento rápidamente y no será necesario tenerlos sujetos por mucho tiempo.

Corolario

Mantener un caballo en semi-libertad no significa soltarlo en el prado, ver que tenga agua y olvidarnos del asunto. Debemos estar conscientes que es tan cruel descuidar a un caballo que se mantiene en esas condiciones, como encerrarlo en un establo gran parte del día.

La vida al aire libre, necesita los debidos cuidados complementarios que suplan las carencias propias de una vida doméstica, esto hará que nuestros caballos se mantengan felices y saludables por mucho tiempo.

No queremos satanizar el uso de los establos, porque pueden ser muy útiles en ciertos casos. Lo que pretendemos a través de estas líneas es animar a todo propietario de caballos a mantenerlos la mayor cantidad de tiempo posible en el prado, mediante un sistema rotativo de paddoks, y el menor tiempo al interior del box. 

Referencias bibliográficas:
  • Cristina Rodríguez Fischer (2019). “Enciclopedia del caballo”.
  • Luz Aguilar Espinosa (2008). “El caballo: características, educación y cuidados”
  • Jo Bird (2004). “Cuidado natural del caballo”

Artículos relacionados

Alexander Mena

Por Alexander Mena

Alexander Mena (Quito, 1964), amante del mundo del caballo, la música y el diseño. En la actualidad dedicado también a otra de sus grandes pasiones, la escritura en medios digitales.

Te puede gustar

Deja una respuesta